Técnicas de relajación infantil (1): La Técnica del Globo

Hola de nuevo queridos lectores. Como continuación y complemento al artículo anterior sobre la ansiedad de los más pequeños en estos días, nos pasamos hoy por aquí para exponeros una técnica de relajación muy sencilla y potente, que podréis emplear desde hoy mismo con los más pequeñ@s, y por qué no, hasta con vosotr@s mism@s. Hoy no quiero centrarme en otra cosa que no sea la descripción de la práctica, así que pasaremos a la acción sin más preámbulos. La técnica de la que quiero hablaros se llama: El globo. Y su modo de aplicación sería el siguiente.

En primer lugar les preguntamos a los niñ@s si saben cómo son los globos y qué les pasa cuando se hinchan y se deshinchan, para asegurarnos de que entienden y se sitúan en el contexto al que vamos a hacer alusión.
Una vez veamos que lo tienen claro y resueltas las dudas que puedan haber surgido, invitamos a los niñ@s a que se conviertan ell@s mism@s en globos. Para ello les explicamos que, a través de su propia respiración, deben tanto hincharse como deshincharse como si fuesen un globo, porque eso es lo que hacen los globos. Cuando les hagamos una señal (previamente acordada como por ejemplo abrir y cerrar la mano), ell@s deberán actuar como el globo. Es decir, cuando el adulto abra la mano, ell@s deberán llenar sus pulmones de aire hinchando la barriga, y cuando el adulto la cierre, ell@s deberán expulsar el aire viendo como la barriga se va deshinchando al mismo tiempo que lo hace ese gran globo imaginario que han dibujado en sus mentes.

Al principio, invitaremos a los niñ@s a que coloquen su mano en la barriga para que noten como se hincha cuando cogen aire, ayudándoles así a visualizarse como auténticos globos. Esta actividad se puede hacer tanto de pie, con gestos visuales, como tumbados. Los niñ@s pueden cerrar los ojos y las claves que marquen cuándo coger aire y cuándo expulsarlo, pueden ser sonidos.

Esta es una actividad para mantener durante poco tiempo, unos cinco minutos aproximadamente son suficientes. Durante ese tiempo, tendremos que estar especialmente atentos a que los niñ@s sean capaces de mantenerse centrados en la actividad. Podemos adaptar los tiempos a ello, haciendo breves sesiones de un minuto o minuto y medio las primeras veces, para ir luego aumentando el tiempo según veamos que se van manteniendo centrados en la tarea.

La finalidad de este ejercicio es instaurar una respiración tranquila y profunda que de por sí va a lograr que los niños se tranquilicen y los nervios se apacigüen. En el día a día se notarán más relajad@s y, el hecho de aprender una técnica que pueden manejar para relajarse y ver que realmente funciona, les dará también “poder” para intervenir en sus estados emocionales y les ayudará a gestionarse de una manera más sana ante situaciones de estrés. Otra finalidad de esta técnica, es la de enseñarles a respirar profunda y adecuadamente. Ya veremos más adelante, otras técnicas de relajación un poco más avanzadas, para las que debemos tener bien aprendido este hábito.

Como último apunte… Debéis tener en cuenta de que en medio de un ataque de ansiedad o pánico, es muy poco probable que nadie aprenda una técnica de relajación. Lo recomendable es aprenderlas e instaurarlas en los momentos de tranquilidad. Por ello, debemos practicarlas a menudo en el día a día para instaurarlas como costumbres en nuestras actividades diarias. De ese modo, cuando las necesitemos, podremos emplearlas con éxito.

Hasta aquí otro psi-consejo, esperamos que os sirva de ayuda y que os pongáis a la práctica lo antes posible (ya veréis como funciona). Como siempre, dejad en la caja de comentarios todas aquellas cosas que queráis añadir o comentar con nosotros. Si tenéis algún tema del que queráis que hablemos, no dudéis en sugerírnoslo. Os dejamos nuestro mail laciudadeducativa.burela@gmail.com por si queréis poneros en contacto con nosotros.

Un abrazo al corazón!


 Antonio Álvarez Fabeiro
Psicólogo de la Salud y Trastornos Mentales y del Comportamiento.
Experto Universitario en Inteligencia Emocional.
COL: G-6168

Comentarios

Entradas populares de este blog

Kohlberg: Los seis estadios del juicio moral.

Didáctica General: Enfoques, modelos y teorías II